-¡Vamos a jugar!-

me dijeron los puñales,

y que dolor

y cuanta tirita

y menos da una piedra,

         aunque lo hubiera preferido.