Yo estaba haciendo fuerza y por eso mi cara se 
tensó,

tu estabas relajada

y por eso tu ojo no se abrió,


éramos lo que ya no somos


un erizo y una esponja

un martillo y una pluma


                 un calcetín usado.