Me gusta hacerte daño hincándote la verdad.

Y mordiendo,

mastico tu sonrisa de medio lado

y con tu disgusto, me la trago.


Duele pero de placer

con la boca mirando

y mis dedos, 



cuchillos.