Desenfadada y la corriente

            la arrastraba,

encaminada y la caña echada,

no picaban,

panecitos, piruletas

        chubascos,


y todo despejado.


Por fin aterrizo con un pie descalzo,

        si quiero se me hace hierba este asfalto.