Sentada en el borde

       de la pata de tu silla,

bajo el suelo y del revés


    bajo tus pies


en la dimensión de cristal

opaco por tu lado 


y por el mío

        casi te puedo tocar.