Quemándose por dentro

   y solo echaba humo

   no gritaba



solo humo,


murmurando lo que nunca llegó a decir

chillando con la boca cerrada

tanto que no había labios

  
   ni boca


una línea recta,


    eso es lo inhumano.