Tan puro

      y solo impurezas,

tan duro,

     como una almohada

tan seco como el agua

y tan frío,

que se escapaba,


y conocí transeúntes


      solo por su mirada.